Veeduría ciudadana: preocupada por la seguridad y movilidad en Medellín

0
262

La seguridad y la convivencia figura como uno de los temas que más preocupación genera a la Veeduría Ciudadana.
Preocupaciones frente al deterioro de la seguridad y la convivencia, el aumento de la pobreza; la calidad del medio ambiente, el hábitat y la movilidad son las que aparecen consignadas en el informe de la Veeduría Ciudadana al Plan de Desarrollo 2008-2011 Medellín es Solidaria y Competitiva, el cual fue presentado este martes 6 de octubre en el recinto del Concejo de Medellín.

 

Ante los Corporados, el Órgano de Control Ciudadano lanzó una serie de alertas sobre los temas que considera “críticos y de bajos niveles de gestión” al primer año de ejecución del Plan, a fin de que la Administración Municipal replantea sus cronogramas en los años que faltan del cuatrienio.

 

El primero de ellos lo constituyó el tema de seguridad. Al respecto, la Veeduría reconoció los esfuerzos de la actual Administración para enfrentar el incremento en el fenómeno de la criminalidad mediante acciones como el fortalecimiento y puesta en marcha de las Casas de Gobierno y Justicia, el establecimiento de un programa de pedagogía, promoción y seguimiento a los Derechos Humanos y una política municipal de Seguridad y Convivencia Ciudadana.

 

Sin embargo, también anotó que dichos esfuerzos no están redundando en una disminución del crimen; por el contrario, se advierte un preocupante aumento de las muertes violentas y un fortalecimiento de las estructuras ilegales que ya amenaza la vida barrial, los espacios de participación y los liderazgos comunitarios.

 

“Hay denuncias sobre injerencias de grupos armados al margen de la Ley en espacios como el Presupuesto Participativo, que dificulta gravemente el proceso y que también amenaza un espacio que se había ganado para la ciudad”, señaló Patricia Fernández, integrante de la Veeduría.

 

En ese sentido, Fernández explicó que la disminución no ha sido posible debido a que aún persisten estructuras criminales y militares con vínculos en la legalidad así como a la existencia de una economía subterránea regida por los intereses del narcotráfico y el armamentismo.

 

Si bien la integrante de la Veeduría comparte la postura del Alcalde de Medellín en cuanto que el “tema de la seguridad es de todos”, también hace una llamado al Mandatario para que se construyan políticas más enfocadas a la seguridad humana integral y menos en la militarización. “Las políticas que se están implementando ya se hicieron en los últimos 20 años y no sirvieron. Ahí nos tenemos que plantear la pregunta como sociedad qué fue lo que aprendimos”, agregó Fernández.

 

Desarrollo e inclusión

Otro de los aspectos que fue objeto de especial análisis fue el de desarrollo e inclusión. En este campo la Veeduría resaltó la reducción de la mortalidad infantil por desnutrición que presentó la ciudad, gracias a la continuidad de proyectos como “Buen Comienzo”, además de los avances en gratuidad de la educación.

 

No obstante, el Órgano de Control observó con preocupación que aún se mantiene el déficit de jóvenes de educación básica secundaria que logran acceder a educación técnica o superior.

 

“Sólo un 28.9

El informe de la veeduría destaca la política de empleos de la Administración, pero advierte también sobre el incremento del desempleo en la ciudad a un 15%.
% de jóvenes de educación básica secundaria accedió en 2008 a educación superior; esto es 1.5 puntos por encima del 2007. Las metas trazadas para el cuatrienio no se establecen con precisión dentro del plan”, expuso Soledad Betancur, otras de las representantes de la Veeduría presentes en el Concejo.

 

De otro lado, Betancur llamó la atención sobre el tema de los desconectados a los servicios públicos. Según el informe presentado, mientras el número de personas sin servicio de energía eléctrica disminuyó levemente en 2008, para el mismo año aumentaron considerablemente en agua y gas domiciliario.

 

“EPM reportó un total de 53.219 usuarios desconectados para el servicio de acueducto, esto es un 1,8% más que en 2007; 52.684 usuarios para el de energía, con una reducción del 4% frente al año anterior y 8.935 usuarios desconectados de gas, duplicando la cifra del año 2007”, declaró Betancur.

 

Entre los puntos más llamativos del informe figuran las observaciones sobre contratación. Según la Veeduría, 986.961,3 millones de pesos ejecutados en el año 2008, un 49% del presupuesto total para el primer año de gobierno, correspondieron a contratos directos, convenios inter-administrativos y sus adiciones. Si bien lo anterior no expresa ningún síntoma de corrupción, la pregunta que se formula la Veeduría es ¿Qué tanto se refuerza el proyecto de Medellín solidaria y fortalecimiento de circuitos económicos con la contratación pública en Medellín?

 

“Al respecto señalamos: la Secretaria de Bienestar contrató parte de los programas asociados a alimentación y nutrición con un sólo proveedor en 2008, estos contratos sumaron 18.101 millones de pesos; esto equivale al 74% de toda la inversión ordenada en la línea tres del plan de desarrollo para 2008, por citar sólo un ejemplo”, reseño la Veeduría en su informe.

 

Movilidad y medio ambiente

Igualmente, la Veeduría enfatizó en la urgencia que tiene la ciudad de adelantar acciones integrales que ayuden al mejoramiento de la calidad ambiental. En ese sentido, el Órgano de Control hace un llamado para que desde la Administración Municipal se impulsen pactos de producción más limpia con el sector privado y se replantee el concepto de parques lineales.

 

Otro de los temas sensibles es el de medio ambiente. La veeduría conceptualizó que las metas del Plan son inferiores a los problemas medioambientales de la ciudad.
“Para que la ciudad no se siga calentado necesitamos más vegetación. Que se construyan parques líneales, pero no de cemento, sino todo lo contrario, con vegetación”, manifestó Martín Román, integrante de la Veeduría, quien agregó: “El proyecto cerros tutelares requiere de especial atención, pues no contamos con un reporte actualizado del avance, dada la importancia estratégica para la  conservación ambiental, la recreación urbana y aún falta por ejecutar acciones de manejo de Picacho, Pan de azúcar y otros”.

 

Y es que, según lo expuesto por Román, mientras no se realice una intervención integral al transporte público a nivel municipal, las reducciones de la contaminación atmosférica serán más bien pocas. De acuerdo con el informe presentado ante el Concejo, aún falta avanzar en el proceso de chatarrización del parque automotor, unos de los principales agentes contaminantes del aire, así como en la construcción de las terminales de buses en los barrios, proyecto que busca proyectarse como eje de desarrollo en las comunidades.

 

A lo ya expuesto, Román le sumó un ingrediente adicional: un fuerte retraso en la integralidad del transporte masivo para Medellín y el Valle de Aburrá. “Hay una prevalencia de lo privado sobre lo público. Ahí queremos enviar una señal de alerta y es que debe haber un compromiso serio por parte de los transportadores privados para que se articulen a los planes de integración del transporte”, indicó.

 

De igual manera, el vocero de la Veeduría cuestionó la decisión de la Administración Municipal de aportar recursos al proyecto “Autopistas de la Montaña”, iniciativa del orden nacional que busca construir seis megaproyectos viales en el departamento, tras considerar que comprometería las finanzas del municipio.

 

 

“Ese proyecto podría comprometer vigencias futuras, pues no hay un compromiso serio ni concreto por parte del Gobierno Nacional, principal financiador de las “Autopistas de la Montaña”. El plan de obras del Ministerio de Transportes está totalmente retrasado y con ese antecedente,  se crea un riesgo para las finanzas del municipio”, aseveró el representante del órgano de control.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here