La Medellín “innovadora” hoy es más desigual y tiene más deudas

Una incoherencia marca la administración del saliente Alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria Correa: la profundización de la inequidad, que disminuyó en el resto del país pero aumentó en la capital antioqueña.

0
3037

Contrario a lo que proponía el plan de desarrollo del mandatario Liberal, que era disminuir la desigualdad generando un modelo de ciudad equitativa, durante su gobierno la urbe pasó de tener un índice de GINI de 0.5 en 2012 a 0.526 en 2014.

Este índice se pone  por encima de las 13 principales áreas metropolitanas de Colombia, en las que a diferencia de Medellín el GINI disminuyó hasta 0.5 en el mismo periodo.

El Coeficiente de GINI es la medida más empleada en el mundo para medir la desigualdad y se interpreta así: cuando el valor se acerca más a 1, significa que hay mayor desigualdad, y cuando el valor se aproxima más a 0 indica que hay mejor igualdad.
El Coeficiente de GINI es la medida más empleada en el mundo para medir la desigualdad y se interpreta así: cuando el valor se acerca más a 1, significa que hay mayor desigualdad, y cuando el valor se aproxima más a 0 indica que hay mejor igualdad.

La alerta fue hecha por la Veeduría Ciudadana al Plan de Desarrollo de Medellín, que dejó clara su preocupación por qué algunos gastos de funcionamiento del municipio están siendo incluidos como gastos de inversión.

“Los gastos de funcionamiento vienen disminuyendo y eso ha hecho que el municipio gane premios nacionales de gestión fiscal, pero lo que hemos detectado es que en los componentes de inversión hay mucho que es gasto de funcionamiento: pagos de servicios públicos, pago de planta de personal, seguridad social, bienestar laboral de la planta de personal del municipio, préstamos de vivienda, cosas que lamentable no deberían estar en la inversión pero que inflan la inversión a una tasa casi del 90%”, explicó Carlos Julio Díaz, presidente de la Veeduría.

Según el líder social, esta podría ser una de las razones de que la inversión no tenga la calidad necesaria para impactar el problema de la desigualdad.

“Eso implica que los programas y proyectos del plan de desarrollo probablemente no tienen un concepto claro de inversión sino más de funcionamiento o gastos burocráticos, lo que no debería considerarse inversión desde el punto de vista técnico de Planeación Nacional”, afirmó.

Medellín, que durante el gobierno actual se caracterizó por recibir varios premios: a la ciudad más innovadora del mundo, a la sostenibilidad ambiental y como destino turístico corporativo en Suramérica; deja también mucho que decir sobre la administración del presupuesto, los resultados concretos en materia de empleo y el manejo de la deuda.

 Descargar informe completo de la Veeduría

1Deuda se duplicó durante la actual Alcaldía

Durante la administración de Aníbal Gaviria, la deuda de la ciudad aumentó de 500 mil millones de pesos a más de un billón de pesos entre 2012 y 2014. En los últimos 10 años, advirtió la Veeduría, el endeudamiento del municipio ha subido en un 500%.

La deuda, afirmó el presidente de la Veeduría, “viene de los proyectos que se han hecho en los últimos años, especialmente el tranvía; los Parques del Río, que es una obra muy polémica, todos conocieron los debates que se dieron en la ciudad frente a algo que impuso la Alcaldía en contra de muchos criterios técnicos; y el Jardín Circunvalar.”

El líder social agregó que la deuda debe priorizarse porque “el capricho de un gobernante deja comprometido incluso al alcalde que viene con gran parte del presupuesto público amarrado a proyectos de gran envergadura que le restan margen de maniobra al nuevo alcalde.”

2Adiciones: alerta en el manejo presupuestal

Lo que más preocupa a la Veeduría, en cuanto a la administración de los recursos públicos, es la improvisación en el manejo del presupuesto que, ante las falencias de la planificación, suele recurrir a adiciones presupuestales que en ocasiones no se alcanzan a ejecutar.

“Esas adiciones superan el 40% y se involucran a última hora en la ejecución del gasto restándole eficacia al impacto del gasto público para atender los problemas que supuestamente el plan de desarrollo quería atender”, advierte Carlos Julio.

 

3¿Y los recursos de la fusión UNE – Millicom?

Sobre los recursos de la venta de UNE a la multinacional Millicom, por 1.4 billones de pesos, Carlos Julio Díaz advirtió que para la Veeduría lamentablemente no es muy clara la forma como se presupuestó y se ejecutó ese dinero en el gasto.

“Para nosotros lo importante era que ojalá un bien público se cambiara por otro prioritario, lamentablemente eso se diluyó en muchos pequeños proyectos no muy claros en si realmente tenían impacto social o no”, aclaró.

No obstante, el informe de la Veeduría explica que la variación entre el presupuesto del Plan de Desarrollo y la ejecución en estos dos últimos años ha sido superior a los dos billones de pesos. Esto es resultado en gran medida de la fusión Une-Millicon de las transferencias de EPM, que cada vez se hacen más importantes para la financiación del municipio.

 

4Desempleo siguió en aumento

El desempleo es otro de los problemas que no logró impactar la inversión en Medellín, pues continuó aumentando hasta alcanzar una tasa del 9.8% en 2014, dos puntos por encima del promedio nacional que fue del 7.7% según el DANE.

Según Carlos Julio, “hubo unas promesas de generación de empleo que no se cumplieron”, lo que pone en entredicho “la política de emprendimiento en la que se gasta mucho, y que es muy publicitada, pero que no tiene impacto real”

Para el presidente de la Veeduría, esa política no refleja  un crecimiento de la densidad empresarial ni del mejoramiento de la calidad empresarial, lo que a su vez termina relacionado con la concentración de la riqueza, porque “parece que las grandes empresas se están apropiando de la mayor parte del PIB de la ciudad.”


Tras revelar este balance, la Veeduría señala que la ciudad necesita mejores mecanismos de redistribución de la riqueza porque históricamente los recursos tienden a concentrarse en pocas manos.

Carlos Julio Diaz
Carlos Julio Díaz, presidente de la Veeduría al Plan de Desarrollo de Medellín

Carlos Julio Díaz, agregó “que es el momento de ponerle un semáforo en rojo al endeudamiento para que a futuro el servicio de la deuda no se apropie de un componente mayor de la inversión social.”

El llamado para el nuevo Alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, fue a trabajar más por el tema de la equidad con un enfoque regional, es decir, articulando de mejor manera a la ciudad con el departamento para generar proyectos que impacten un desarrollo más equitativo del territorio.

5Relacionado

No hay comentarios

Dejar respuesta