El pasado domingo primero de mayo más de dos mil trabajadores de Urabá salieron a marchar sobre la avenida principal de Apartadó con el fin de conmemorar el Día Internacional del Trabajo, reconociendo la importancia del trabajo digno para el ser humano y, al tiempo, exigiendo mejores condiciones laborales, de salud y de pensión.

La movilización estuvo acompañado de arengas, publicidad de los sindicatos y carteleras de los obreros bananeros exigiendo sus derechos. Los marchantes caminaron hasta la Alcaldía municipal donde leyeron las peticiones de los trabajadores y las centrales obreras.

Las exigencias iban desde no privatizar la salud y acabar la ley 100, hasta tumbar el decreto 583 del 2016 que profundiza la tercerización del trabajo en el país. Entre las peticiones llama la atención la atención la número cinco que dice:

“Respaldamos los trabajadores y ciudadanos que compraron parcelas con los recursos fruto de su trabajo y esfuerzo, y que hoy mediante la ley de restitución de tierras, están siendo notificados y desplazados de sus propiedades”.

El presidente del Sindicato de Trabajadores Agropecuarios – SINTRAINAGRO- Guillermo Rivera, explicó porque era el reclamo:

“Esas fueron unas tierras que el sindicato promovió su invasión hace muchos años, luego trabajamos desde la organización para legalizarla, con sus títulos de propiedad para todas las personas que habían en sus territorios, pero luego de recibir los títulos, muchos vendieron sus propiedades a otros y muchos trabajadores bananeros se hicieron liquidar de la empresa y metieron todos sus ahorros y compraron una parcela. Entonces ahora a través de la Ley de Restitución de Tierras, la gente que vendió viene a reclamar la tierra diciendo que fueron obligados a venderla cuando eso no fue cierto. Entonces están desplazando a estas familias que tienen 20 o 25 años de tener esa parcela, de vivir de ella y que viven allá con su familia y por eso nos oponemos y estamos buscando mecanismos para parar el desplazamiento masivo de esos campesinos”.

No obstante, el mismo presidente del sindicato hace claridad que a los empresarios, ganaderos y bananeros que compraron igualmente tierra barata hay que expropiarlos y no confundirlos con los segundos ocupantes campesinos y trabajadores.

Trino exministro Restrepo Agricultura

A los segundos ocupantes de buena fe exentos de culpa, como campesinos o trabajadores bananeros, la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras los reconoce en su artículo 98, según lo plantea el exministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo.

Sin embargo, la dimensión del tema de los segundos ocupantes está todavía en la agenda pública nacional, ya que algunos cumplen el requisito de buena fe exenta de culpa y otros no, como ocurrió en la sentencia contra con la multilatina ARGOS[1], empresa que sí sabía que había comprado tierra de familias campesinas que fueron despojadas.

“El comportamiento negocial de la sociedad adquiriente, se dirigió a expandir sus negocios en zonas que fueron azotadas por la violencia y a costa de la situación de desplazamiento y abandono sufrida por los propietarios de los fundos adquiridos”  dice la sentencia.[2]

Adicionalmente, el tema va seguir generando opinión porque gran parte de los procesos de restitución de tierras que no avanzaban por problemas de la microfocalización, es decir, no presentar las condiciones de seguridad, ahora si lo van a presentar ya que en un reciente comunicado público de la Unidad de Restitución de Tierras y el Ministerio de Defensa Nacional[3], todo el 100% del país está en condiciones garantizar la restitución. Según el mismo exministro Restrepo, este pronunciamiento va a desatascar el 50% de las reclamaciones.

Por este motivo, la preocupación de los trabajadores bananeros debe tener respuesta por parte de la institucionalidad, con el fin de garantizar los derechos de los segundos ocupantes, igualmente pobres como los reclamantes. Si eso no ocurre, el presidente de FEDEGAN José Félix Lafaurie y el Procurador General de la Nación Alejandro Ordoñez, van a seguir usándolos como instrumentos o títeres para justificar a los grandes terratenientes que si se beneficiaron del despojo.

El profesor Francisco Gutiérrez Sanín en su columna del diario El Espectador del 14 de abril del 2016, exponía que ellos aparte de no tener autoridad moral para representar a los segundos ocupantes de buena fe exentos de culpa, le deben una explicación al país ya que los dos se beneficiaron y legitimaron el despojo paramilitar[4]:

…Por ahí circularon en la prensa y en las redes sociales unas declaraciones de Ordóñez en los 90 en las que legitimaba a las autodefensas. Nunca se desdijo. ¿Y cómo se manifestaron Fedegán o Lafaurie cuando los paramilitares estaban matando hasta el gato y robando tierras a placer? ¿Acaso se plantaron en la raya y declararon, como ahora, “no lo vamos a permitir”? No. Jamás dijeron nada. Nada es nada. Dejaron que múltiples lazos de complicidad con la ofensiva homicida y criminal se desarrollaran, sin decir nunca, NUNCA, esta boca es mía. Para mí que estos dos personajes tendrían que volver al Magdalena, sí, pero a pedir perdón; en nombre propio pero también en el de todo lo que representan…

 


[1] Argos no probó buena fe exenta de culpa en compra de tierras. wwverdadabierta.com. 12 de abril de 2016. Para visualizar la nota visitar el siguiente link: http://www.verdadabierta.com/lucha-por-la-tierra/6233-argos-no-probo-buena-fe-exenta-de-culpa-en-compra-de-tierras

[2] Ibid.

[3] Comunicado de prensa. 28 de abril de 2016. Para visualizar la nota visitar el siguiente link: https://www.restituciondetierras.gov.co/web/guest/historico-de-noticias/-/noticias/663753

[4] Una explicación necesaria. www.elespectador.com. Abril 14 de 2016. Para visualizar la nota visitar el siguiente link: http://www.elespectador.com/opinion/una-explicacion-necesaria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here