La disyuntiva en la Declaratoria de la Serranía de San Lucas

0
216
Serranía de San Lucas. Foto: Colectivo por el Derecho a la Tierra de El Bagre
Por: Colectivo de Comunicaciones El Bagre
Publicado el miércoles 24 de enero de 2018

La serranía de San Lucas es un ecosistema constituido por el bosque húmedo tropical con una superficie de 404.318 hectáreas de las cuales 338.000 hacen parte desde el año 1959 de la Reserva Forestal Protectora del Río Magdalena. La mayor parte de San Lucas se sitúa en el Departamento de Bolivar y la otra parte en el Departamento de Antioquia. Distintos fenómenos sociales, en muchos de los casos impulsados por el conflicto armado, han ocasionado la colonización de los bosques los cuales se han convertido en mosaicos donde prosperan distintas actividades ántropicas. Una mirada detenida sobre la conversión del bosque en la serranía de San Lucas, muestra que para el año 2001 quedaban 185.367 hectáreas de bosque denso bien conservado, para el 2005 quedaban 173.038 hectáreas y para 2010 solo 53.263 hectáreas(Tomado de IDEAM 2001 -2010), para nadie es un secreto que en los últimos siete años la desforestación se acelera gracias a la potrerización para la ganadería extensiva, la minería informal y la implementación de los cultivos de uso ilícito; así mismo se espera impacto directo sobre los bosques la puesta en marcha de la autopista para la prosperidad la cual bordea San Lucas por la parte antioqueña en los municipios de Zaragoza y Segovia, municipios que desde hace décadas son sustratos para la fuga de madera ilegal.

Para el año 2012 sobre San Lucas recae otro interés mayor, el de la declaratoria de una zona de conservación impulsada por Parques Naturales Nacionales.

Tanto las comunidades étnicas como campesinas coinciden en que San Lucas se debe proteger bajo una categoría que le permita a la gente vivir dentro del área, un análisis a las cinco categorías posibles para la declaratoria muestra que bajo esas condiciones serían dos: Distrito de Manejo Integrado y Distrito de Conservación de suelos y Área de Recreación. Para ambas figuras es posible el otorgamiento de títulos mineros, lo que pone en alerta a las comunidades ya que los antecedentes sobre la relación entre comunidades y multinacionales mineras no arrojan resultados importantes, pues por lo regular las riquezas son explotadas y las comunidades quedan quizás más pobres que antes.

Si en  la declaratoria de San Lucas prospera cualquiera de las dos anteriores categorías, la minería grande o pequeña  debe ser pensada con la participación activa de las comunidades en los dividendos económicos que surjan producto de la explotación, de lo contrario el conflicto sobre la tenencia de la tierra en San Lucas es posible que escale, pues ya distintos sectores económicos dejan ver sus intereses netamente extractivistas para San Lucas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here