En Segovia, nordeste antioqueño, cientos de mujeres trabajan como “chatarreras” o recuperadoras de oro en los excedentes dejados por la minería informal. Pero hoy, la persecución a este tipo de minería y la criminalización de la minería ancestral por parte de las autoridades para favorecer a las multinacionales, tienen en riesgo este oficio que durante generaciones han desempeñado las comunidades segovianas.

Este video hace parte de la campaña Derechos sin Estigmas: Derechos Humanos, empresa y territorio en los municipios de Ituango y Segovia, desarrollado por el Instituto Popular de Capacitación con apoyo del Programa de Derechos Humanos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here