En San José de Apartadó, corregimiento de Urabá, requieren intervención estatal

Los campesinos y organizaciones sociales del corregimiento instan a los gobiernos nacional, departamental y local a la constitución de un espacio interinstitucional que promueva el desarrollo de su territorio, a partir de la implementación del Punto 1, Reforma Rural Integral, incluido en los Acuerdos de Paz.

1
130

Medellín, 30 de mayo de 2019. San José de Apartadó ha aparecido en múltiples ocasiones en los titulares de periódicos y noticieros. La penúltima de esas veces fue hace un par de semanas, debido a la condena de seis militares por la participación en una de las masacres (la del 21 de febrero de 2005) que se prestaron en ese territorio tras el ingreso del paramilitarismo a partir del año 1996. Esta vez, aparece asociado a una falla geológica que afecta a los habitantes de ese corregimiento de Apartadó, Antioquia.

En efecto, en la madrugada del domingo 26 de mayo se presentó un alud de tierra que afectó cinco viviendas y provocó la evacuación de 17 familias. Además de eso, se registró un hundimiento de la banca que tiene incomunicado al corregimiento (aproximadamente 9.000 habitantes de 32 veredas) con el resto de Apartadó. Esto impide actividades como la circulación de productos y alimentos, así como el acceso a servicios médicos del casco urbano, puesto que el corregimiento sólo cuenta con un puesto de salud.

La vía que comunica a Apartadó con el casco urbano de San José tiene una extensión aproximada de 12 kilómetros. Hace más de 20 años la comunidad está exigiendo que sea intervenida, con el fin de pavimentarle y hacerle otras mejoras. Sin embargo, ninguna administración municipal se ha comprometido realmente con brindar soluciones permanentes. Cabe destacar que estos 12 kilómetros sólo resuelven el acceso al centro poblado del corregimiento, porque para acceder a la gran mayoría de veredas hay que hacerlo a pie o en mula en jornadas de hasta ocho horas, debido a la falta de vías de penetración.

A este alud que afectó las viviendas y generó hundimiento de la banca hay que sumarle otra dificultad: el río Apartadó rompió parte del muro de contención que evita el ingreso del afluente a las calles del corregimiento. De hecho, hoy 29 de mayo se identificaron algunos agrietamientos a la altura de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, en cercanías a la Estación de Policía y en la parte posterior de la sede de la Junta de Acción Comunal. Además de ello, hay deslizamientos y hundimientos menores en otros sitios, y se prevén posibles afectaciones al colegio, entre otros lugares de la comunidad.

Las consecuencias generadas por esta falla geológica remiten a la ausencia de intervención estatal en la zona rural, para mejorar las condiciones de vida de las comunidades campesinas y, por tanto, garantizarles sus derechos. Precisamente por ello, el Punto 1 de los Acuerdos de Paz pactados entre el Estado colombiano y la extinta guerrilla de las FARC-EP generó gran expectativa entre los habitantes de San José de Apartadó.

De ahí que, una vez fueron priorizados, los campesinos del corregimiento participaran activamente en los encuentros para la construcción de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), convocados por la Agencia de Renovación del Territorio (ART). En esos espacios, los campesinos del municipio pidieran, por ejemplo, construir infraestructura vial, puentes vehiculares, con el fin de mejorar las vías terciarias que utilizan los pobladores rurales para acceder a sus veredas y al casco urbano.

Si bien a la fecha algunas entidades de los gobiernos local y departamental han hecho presencia y establecidos compromisos con la comunidad, aún no se han iniciado las intervenciones en el corregimiento que ayuden a mitigar el riesgo para pobladores y pobladoras, más allá de la atención por parte de las entidades encargadas de atender riesgos y desastres.

Por ello, algunos de los representantes de la comunidad hacen un llamado al gobierno nacional, departamental y municipal, para que hagan presencia de manera oportuna en el territorio a través de un espacio interinstitucional, con el fin de dialogar y concertar las problemáticas del territorio. También plantean que, de no acudir al llamado de la comunidad, la única salida que les queda es la de recurrir a vías de hecho que les permitan visibilizar y poner en conocimiento lo que viene pasando en el corregimiento. Así mismo, les preocupa que tanto los gobernantes locales y departamentales ya van de salida y esto podría convertirse en una excusa para dilatar los procesos, no cumplir con lo acordado en los PDET y, específicamente, no atender las necesidades de este territorio.

  • Asociación Campesina de San José de Apartadó (ACASA).
  • Instituto Popular de Capacitación (IPC).

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here