En Urabá buscan más de cuatro mil personas desaparecidas

Comunidades indígenas y campesinas conformaron una red con la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas, la cual va a permitir definir rutas de trabajo para buscar a sus familiares y amigos.

2
137
Campesinos e indígenas se reúnen en Apartadó para conformar una red que ayude a encontrar a las personas desaparecidas. Foto: cortesía.

Mario* nunca buscó a su hijo, desaparecido el 10 de enero de 1995. Si bien han pasado 25 años desde entonces, este hombre de Necoclí, en el Urabá antioqueño, decidió guardar silencio. “No lo he buscado porque el terrorismo está en la zona, todavía amenaza, y como estamos en un territorio en el que uno no puede pasar de un lado a otro, por eso me he quedado quieto y no lo he buscado”, dijo este indígena el 14 de diciembre en Apartadó.

Carmen* tomó la misma decisión en Chigorodó. El 15 y 16 de diciembre de 1987, cuando ella tenía 13 años, un grupo armado desapareció a su papá y sus dos hermanos. Por años le dijeron que sus cuerpos estaban sepultados en unas montañas cercanas, pero nunca fue hasta ese lugar por miedo. Como si fuera poco, ese grupo también desapareció el hombre con el cual vivía. “Ese día me dijeron que no siguiera sufriendo por mi papá y mis hermanos. Ahí supe que fue el mismo grupo. Uno no podía salir a hacer una denuncia, porque lo buscaban a uno o lo mandaban a buscar. De ahí me quedé quieta”, dijo.

Mario y Carmen son algunos de los cerca de 50 líderes indígenas y campesinos de Dabeiba, Mutatá, Apartadó, Turbo, Chigorodó y Necoclí que se reunieron con el equipo territorial en Urabá de la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas (UBPD), la Organización Indígena de Antioquia (OIA) y el Instituto Popular de Capacitación (IPC), con quienes conformaron una red para empezar a buscar a las 4.346 víctimas de desaparición forzada en Urabá entre 1962 y 2013, según el Observatorio de Memoria y Conflicto.

Si bien ese encuentro es un primer paso en la búsqueda de las personas desaparecidas en el marco del conflicto armado en esa región, en esta primera jornada hubo un intercambio de experiencias entre familiares e instituciones con quienes se espera fortalecer la búsqueda de familiares, amigos y líderes. En este encuentro en Apartadó las comunidades indígenas y campesinas compartieron experiencias y aprendizajes sobre sus procesos de búsqueda a través de cartografías y conversaron sobre las expectativas y rutas de trabajo de la Unidad.

Dice Mario que a “la red vale la pena fortalecerla. No es que se busque una persona sino varias personas. Todavía hay personas desapareciendo. Este es un proceso a largo plazo porque la red va en la búsqueda de los desaparecidos. Tengo un hijo que está desaparecido y por eso quiero hacer parte de este proceso.”

Turbo es el municipio más afectado por este tipo de violencia en Urabá. Allí fueron desaparecidas 1.622 personas; le sigue Apartadó (906), Chigorodó (452), Mutatá (442), San Pedro de Urabá (378), Carepa (236), Arboletes (180), Murindó (75) y San Juan de Urabá (55). Esto equivale al 21% de las personas desaparecidas en Antioquia (19.794).

Carmen contó que solo hasta 2007 denunció la desaparición de sus familiares, veinte años después. “Por eso el día de la reunión pedí encarecidamente que uno necesita una orientación psicológica. Estoy viviendo experiencias muy duras, para mí eso es muy duro, muy difícil. Tengo momentos en los que la soledad me da muy duro”, contó, con la esperanza de que ahora sí pueda encontrar a sus seres queridos.

* Nombres cambiados para proteger a las fuentes

2 Comentarios

Comments are closed.