Respaldo a la salida pacífica y negociada del conflicto armado para la Construcción de la Paz

1580
142

La Paz es tarea de todos y todas, VOTA POR LA PAZ

Luego de 50 años de confrontación armada, el Gobierno Nacional y las FARC-EP han establecido una mesa de conversaciones para ponerle fin a años de atrocidades y muerte. Estas conversaciones han dado como resultado tres preacuerdos importantes, en relación a políticas de desarrollo rural, participación política y drogas ilícitas que serán elementos sustanciales para la construcción de la paz duradera y estable. Se han desarrollado foros, encuentros desde la sociedad civil y política que evidencian su respaldo y el compromiso para la paz.
 
Sin embargo, a pesar de las bondades del proceso de paz y de la esperanza que despierta, se escuchan voces y acciones de sectores políticos que se disputan la presidencia de la República, que amenazan con romper la paz negociada y retornar a prácticas criminales, corruptas y violatorias de los Derechos Humanos, poniendo en riesgo la posibilidad de encontrar caminos de paz y reconciliación, y el sueño de vivir en una sociedad justa, democrática, incluyente, respetuosa de la diversidad política y cultural. 
 
Mandatamos pactar el fin del conflicto armado. Es una responsabilidad política y social el no retorno a la guerra, por lo que ratificamos: 
 
El apoyo al Gobierno Nacional liderado por el presidente Santos, y a las FARC-EP, para que continúen y permanezcan en la mesa hasta acordar la terminación del conflicto, lo que implica acelerar los tiempos de la negociación y la firma del acuerdo general. 
 
 El llamado urgente para que se instalen formalmente las conversaciones entre el Gobierno Nacional y el ELN. 
 
 La demanda a las partes (Gobierno y Guerrillas) para que encuentren prontamente caminos de entendimiento y pactar un mecanismo que haga posible la disminución de los impactos de la guerra sobre la población civil (muerte, desplazamientos, desaparición, secuestro, extorsión, reclutamiento forzado, daño a la infraestructura, etc.) y ahorrar vidas humanas entre los combatientes. 
 
 El convencimiento de poner en primer plano a las víctimas del conflicto armado a partir de la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición, que incluyan mecanismos de justicia transicional y programas urgentes para la superación de la crisis humanitaria. 
 
El compromiso de aportar a la terminación del conflicto armado y a la construcción de la paz integral, estable y duradera, implica la búsqueda de mecanismos de refrendación e implementación de lo pactado, razón por la cual ratificamos y proponemos al presidente candidato Juan Manuel Santos y a la sociedad colombiana: 
 
1. La necesidad de ampliar y fortalecer la Democracia directa, participativa y representativa. La paz estable y duradera requiere apoyar y promover mecanismos y espacios de coordinación, participación y construcción de acuerdos a nivel local y nacional financiados por el gobierno, que permitan recuperar el tejido social y político y la confianza en las instituciones tales como el Consejo Nacional de Paz y los Consejos Municipales y Departamentales de Paz. 
 
2. La importancia de Instalar un programa que desarrolle una Política Integral de Derechos Humanos. El Estado debe poner en primer plano la plena vigencia y realización de los Derechos Humanos como propósito nacional, lo que involucra fortalecer procesos locales de acompañamiento y empoderamiento comunitario para la construcción de la vida digna. 
 
3. El compromiso de trabajar por la instalación de un sistema nacional para la reconciliación, la paz y la convivencia ciudadana, lo que requiere establecer un amplio proceso social incluyente que potencie las capacidades de reconciliación y la reconstrucción de la memoria. Un proceso pedagógico que privilegie la solidaridad, el amor, el perdón, el reconocimiento y la valoración de la diversidad cultural y ambiental y la aprehensión de una cultura de diálogo y transformación pacífica de conflictos, que se incorpore en los centros educativos, las empresas, el Estado y las organizaciones sociales, mediante una estrategia coordinada entre el gobierno y las iniciativas ciudadanas con experiencia. 
 
La paz demanda de decisiones oportunas y de compromisos constantes. Los y las constructoras de paz somos la gran mayoría, pero necesitamos avanzar hacia mayores niveles de confianza en la posibilidad real de pactar la paz y construir convivencia, por eso desde ya estamos comprometidos en la realización de un gran encuentro nacional por la Paz, la Democracia y la Vida diga. 
 
Finalmente y asumiendo con responsabilidad y compromiso nuestro papel como organizaciones y ciudadanos constructoras de paz y DDHH, convocamos a respaldar con el voto popular este 15 de junio a la candidatura del Sr. Presidente Juan Manuel Santos C. con el convencimiento de que bajo su gobierno se logrará el acuerdo definitivo con las guerrillas de las FARC-EP y el ELN, que ponga fin a la confrontación armada. 
 
Entre la paz y la guerra, elijo la paz;
Entre la vida o la muerte, elijo la vida;
Entre el fusil y la palabra, elijo la palabra; 
Entre una posible paz y una segura guerra, elijo una paz posible.
YO VOTO POR LA PAZ. 
 
Red Nacional de Iniciativas Ciudadanas por la Paz y contra la Guerra- REDEPAZ, Instituto Popular de Capacitación-IPC, Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento -CODHES, Fundación Forjando Futuros, Tierra y Vida, Narrar para Vivir, Piero, Movimiento de Madres por la Vida, Fundación PROGRESAR, Fundación Cultura Democrática, Fundación MENCOLDES, Fundación para la Reconciliación, Corporación Nuevo Arco Iris, Promoción y Acción Social-PAS, Movimiento Social de personas con discapacidad, HUIPAZ, Iniciativa de Mujeres por la Paz-IMP, Red Nacional de Mujeres, Corporación Región, Corporación Sï Caribe. Esperanza Hernandez – Académica, Gonzalo Ardila-Vladimir Zabala integrantes Redunipaz, Laura Gil – Periodista, Yenni Neme – Directora JUSTAPAZ. 

 

Comments are closed.