Agencia de Prensa IPC

Sunday
April 20
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Delitos electorales y presiones de grupos ilegales rondan las elecciones de juntas comunales en Medellín

E-mail Imprimir PDF
( 0 Votes )

Presiones de combos, utilización indebida de libros de afiliados, presuntas irregularidades en la inscripción de candidatos y hasta  casos de racismo, son algunas de las dificultades que enfrentan los comicios del próximo domingo 29 de abril, cuando se elegirán los nuevos dignatarios para las Juntas de Acción Comunal (JAC), las Juntas de Vivienda Comunitaria (JVC) y las Asociaciones Comunales de Juntas que actúan en los 249 barrios de Medellín.

Una de las mayores preocupaciones de las autoridades es el interés de los combos por hacerse al poder las juntas comunitarias, según confirmó el secretario municipal de Desarrollo Social, Jorge Mejía, al revelar que “las denuncias se relacionan con intimidaciones de los grupos armados para que las personas no participen en el proceso o para que los ciudadanos voten por determinados candidatos. Las zonas más vulnerables son las comunas 3, 6, 8 y 13, y los corregimientos Altavista y San Antonio de Prado.”
Una de esas situaciones ocurre en un barrio de la comuna 13, occidente de la ciudad, donde uno de los dignatarios actuales, quien pidió la reserva de su nombre, manifestó que un combo del sector habría interferido en las inscripciones y por eso sólo hay una candidata a la presidencia de la junta.  
“La presión es de algunos grupos armados que tienen un vocero. Él dice que representa a más de 100 jóvenes del barrio y en una reunión dijo que la juventud no se sentía bien con el actual presidente, quien estaba como candidato en la plancha nuestra. Entonces resultó nombrada una señora que casi que les está haciendo caso a los armados”, explicó el dignatario quien aclaró que el presidente de la junta decidió desistir de su candidatura.
Al parecer lo que ocurrió en este barrio es que los ilegales intentaron conformar su propia plancha pero no pudieron legalizar a sus candidatos, por eso habrían recurrido a otra estrategia. “Ellos querían cambiar toda la junta pero como no pudieron sacar una plancha interfirieron en la de nosotros. Ahora lo que nos toca es hacerle acompañamiento a esa candidata para vigilar que haya transparencia y hacerle saber que las decisiones no las puede tomar ella sola”, agregó este líder.
El secretario de Desarrollo Social reveló que una de las denuncias más recientes ocurrió en la comuna 6, noroccidente de Medellín, “donde los líderes denunciaron que a la sede comunal llegaron unos muchachos en moto preguntando por el libro de afiliados. Reclamaron el libro para llevárselo, de pronto con el propósito de inscribir ellos directamente a algunas o muchas personas. Eso es una muestra de lo que podría ocurrir en otros sectores de la ciudad.”
Sobre el interés de los ilegales en las acciones comunales, el funcionario afirmó que “hay organizaciones delincuenciales que quieren aprovechar las elecciones para hacerse al control de las JAC y a través de ellas controlar parte del presupuesto municipal.”  El propósito de estos grupos sería la posibilidad de acceder a recursos del presupuesto participativo, a través de los contratos que ejecuten las juntas o de los proyectos productivos que desarrollen.
Pero los actores armados no son el único problema, como ocurre en otro tipo de elecciones, en estos comicios también existen denuncias sobre campañas de desprestigio, trasteo de votos y presuntas irregularidades durante las inscripciones.
 
La contienda entre el clientelismo político y la participación democrática
Durante los comicios del próximo domingo 29 de abril, en Medellín se elegirán dignatarios para 438 Juntas de Acción Comunal (JAC), 17 Juntas de Vivienda Comunitaria (JVC) y 20 Asociaciones Comunales de Juntas que actúan en la capital antioqueña. Las inscripciones cerraron el pasado 28 de abril y ahora, quienes resulten electos, se encargarán de administrar los recursos y de liderar los procesos de desarrollo integral para sus barrios.
Orlando Londoño, del Instituto Popular de Capacitación, afirma que “las acciones comunales han cumplido un rol importante en la ciudad, porque continúan siendo el modelo de organización más cercano a los vecinos y por ende el que más se relaciona con la población. Las juntas han ayudado a construir barrios y participan activamente en las dinámicas social y políticas.”
Pero, en ocasiones, las juntas comunales se convierten en fortines políticos para algunos sectores. Eso piensa  Blanca Cecilia Barrera, presidenta de Asocomunal Manrique, quien manifiesta que uno de los mayores inconvenientes, en esa zona del nororiente de Medellín, se originó porque un integrante de la Junta Administradora Local y un concejal de la ciudad estarían incidiendo en uno de los procesos para hacerle oposición a la presidenta de una acción comunal.
“Simplemente, como ese es el fortín político del concejal él quiere como irse apoderando de acciones comunales (…) Máximo que el señor de la JAL está ofreciendo sudaderas y un día de sol. Entonces él como gancho está dando presentes, porque está interesado en una plancha que él está tirando y le está haciendo el contrapeso a la compañera por ese lado”, explicó Blanca Cecilia.
La dirigente agregó que el argumento del integrante de la JAL es que los libros de afiliación no fueron presentados a tiempo para realizar las inscripciones y dijo que también en Manrique Oriental se presentan dificultades con un ex presidente de acción comunal, debido a roses con otros compañeros que participan en la contienda.
Por este motivo, Orlando Londoño expresa que en estas elecciones están en juego dos formas diferentes de hacer política en la ciudad, “la de quienes quieren perpetuar el clientelismo y la de otros que desean convertir estos espacios en verdaderos instrumentos de participación.”
Sin embargo, algunos grupos étnicos sienten que no hay suficiente equidad en la participación. En Moravia la comunidad afro denunció que algunas personas estarían difundiendo comentarios racistas para que los vecinos no voten por la plancha de las negritudes. Por este motivo esa colectividad está organizando un plantón, el próximo viernes 27 de abril a las 3 de la tarde, para exigir respeto por sus derechos y para reclamar un proceso transparente en el que tengan cabida todos los sectores sociales.
Para vigilar que exista transparencia las autoridades locales conformaron un Comité de Garantías, integrado por la Organización de Juntas Comunales, la Policía, la Personería, la Organización de Estados Americanos y las secretarias de Gobierno, Desarrollo Social y Cultura ciudadana. El propósito es hacerle un seguimiento detallado al proceso.
Entre las medidas que tomó la Alcaldía de Medellín para garantizar la seguridad, se destaca la implementación de una estrategia de vigilancia, coordinada por la Secretaria de Gobierno y la Policía, que también se encargará de verificar los antecedentes de las personas postuladas a estas elecciones.
El reto es lograr que en las 16 comunas y los cinco corregimientos de Medellín los ciudadanos puedan elegir de manera libre y consciente a los líderes que representarán los intereses de la comunidad y atenderán las necesidades inmediatas de sus barrios, gestionando apoyos de la administración municipal.
Actualizado ( Jueves, 26 de Abril de 2012 08:08 )  

Síguenos en

  • Facebook: ipc.mediosdigitales
  • Twitter: @ipcoficial
  • YouTube: ipcoficial

Audios IPC


PopUp MP3 Player (New Window)

Agenda

Visitantes

Locations of visitors to this page

Quien esta en linea

Tenemos 199 invitados conectado

Redes y apoyos

  

Enlaces de interés