Agencia de Prensa IPC

Friday
April 18
Text size
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size

Empleo y competitividad deben enfocarse en reducir la inequidad en Medellín

E-mail Imprimir PDF
( 2 Votes )

Medellín viene perdiendo la lucha contra la inequidad. Así salió a relucir en el debate sobre empleo y competitividad, realizado en el concejo municipal, donde se planteó que las estrategias del plan de desarrollo deben ser contundentes en reducir la inequidad y la pobreza. De ahí la necesidad de fortalecer la economía solidaria, el trabajo decente y redistribuir la riqueza.

“La pregunta es si con las estrategias propuestas en el plan de desarrollo, la ciudad logrará avanzar en la lucha contra la pobreza y la inequidad.” Con ese cuestionamiento comenzó su intervención Soledad Betancur, analista del Instituto Popular de Capacitación (IPC), quien expresó que el modelo económico local “profundiza la concentración del capital, la tierra y el ingreso.”

Para Soledad, esa situación se evidenció en el diagnóstico del plan de desarrollo presentado por  el director de Planeación Municipal, David Escobar, quien reconoció que en la capital antioqueña “no hemos sido exitosos en cerrar la brecha que hay entre el desempleo general del país y el desempleo de Antioquia y Medellín. Tampoco hemos sido exitosos hasta ahora, como ciudad, en la disminución de las desigualdades.”

De acuerdo con el coeficiente de Gini que mide la redistribución de los ingresos, Medellín – Valle de Aburrá, con un valor de 0.538% para el 2010, tuvo un mayor nivel de desigualdad entre las principales ciudades del país; dicha distribución se mantuvo casi constante entre 2002 y 2010, según datos incluidos en el diagnóstico de la línea de empleo y competitividad del plan de desarrollo.

A esto se suma que la proporción de personas por debajo de la línea de pobreza en el 2010 fue del 22% de la población de Medellín – Valle de Aburrá, aproximadamente 754 mil 800 personas; mientras el 5.6% de la población, 192 mil 100 personas, se encontraban en situación de indigencia para ese año.

También hay que señalar que desde el 2001 el desempleo en Medellín se mantiene por encima de la tasa nacional. En el 2011 la tasa de la ciudad fue del 12.24% mientras el promedio nacional fue del 11.8%. Adicionalmente, en la capital antioqueña, la informalidad se mantiene a un nivel del 47% en el último trimestre de ese año según el DANE.

Sin embargo, la ciudad ha obtenido buenos resultados en cuanto al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), que entre 2001 y 2011 subió alrededor del 5% anual. Además entre 2002 y 2010 hubo una reducción de la pobreza de 14.4 puntos porcentuales y entre 2001 y 2011 la tasa de desempleo bajó 5.9 puntos porcentuales.

 “Como vimos, en las cifras de desigualdad en ingresos, la ciudad tiene una deuda pendiente: cómo aprovechar el crecimiento económico para romper los avances de la desigualdad (…) Aquí la solución es tener un modelo de desarrollo económico que aprenda de las mejores prácticas, que encuentre nuestro propio camino de desarrollo y que no se quede atrancado en si esto es una ideología de izquierda o derecha”, concluyó el director de Planeación, David Escobar.

Al respecto Soledad Betancur manifestó “que tenemos un modelo de desarrollo donde el individualismo, el valor agregado concentrado, la desarticulación y la inequidad territorial son el referente común. Nos formulamos la pregunta de cómo romperlo (…), entonces habría dos preguntas: ¿Qué impacto han tenido las políticas de competitividad? y ¿Qué alcance han tenido las políticas de inclusión?”

Economía solidaria y asociatividad empresarial, claves en la generación de equidad

Con el objetivo de enfrentar “la crisis que atraviesa la economía mundial, consecuencia del actual modelo económico, que ha ido dejando secuelas como la pobreza, el desempleo, la exclusión y la violencia…” el sector solidario de Medellín propuso la creación de otras economías y relaciones sociales que le apunten a la equidad, como se planteó en un comunicado del Consejo Consultivo de Economía Social y Solidaria.

Sin embargo la iniciativa, según sus voceros, no fue acogida por la Administración Municipal, lo que generó la inconformidad del sector solidario que desde el pasado 23 de abril le entregó una propuesta concreta a la Alcaldía de Medellín, para crear un componente de Promoción y fomento de la cultura y economía social y solidaria en la línea 3 del plan de desarrollo.

Los planteamientos de esta propuesta le apuntan a “la consolidación de empresas sociales y solidarias articuladas en red, que generen riqueza colectiva con enfoque de género, que sean sostenibles y que puedan generar empleos de calidad en la ciudad.”

La idea es bastante pertinente si se tiene en cuenta que, según cifras incluidas en el plan de desarrollo, las grandes empresas, el 1.32% del universo empresarial de Medellín, concentran el 94.41% de los activos, como explicó Soledad Betancur al preguntarse “si con esta realidad se puede alcanzar la equidad y si vamos o no a transformar eso.”

Al afirmar que en este aspecto no hay mucha diferencia con el panorama nacional, el director de planeación reconoció que existe un reto grande con las pequeñas y medianas empresas PYMES y reveló que el 88.22% de las empresas de nuestra ciudad son microempresas, el 8.58% pequeñas y el 1.87% medianas.

Para Soledad Betancur “la equidad sólo se configura en la medida en que los sectores medios se fortalezcan, porque a su vez ayudan a que los sectores de más bajos ingresos alcancen mayor participación. Si aquí no se configura un empresariado medio con capacidad de negociación, creo que difícilmente vamos a redistribuir toda esa concentración de activos que tienen un puñado muy pequeño de empresas.”

Por su parte el director ejecutivo de ACOPI, Miguel Echeverri, manifestó que los esquemas de asociatividad empresarial son vitales para mejorar la competitividad de la región sin que haya exclusión de sectores económicos. “Para una sociedad equitativa necesitamos un ambiente empresarial propicio, trabajo decente, asociatividad y finalmente por todos los esquemas de competitividad.”

Sobre este asunto, el director de planeación afirmó que la ciudad continuará apoyando la formalización y el fortalecimiento de las empresas a través de los clúster que “han registrado un crecimiento de 11% en número de empresas de 19.673 a 21.753 entre 2006 y 2010.” Además se espera afianzar la especialización productiva logrando mejores niveles de emprendimiento, algo que implica formalización empresarial, productividad, calidad, innovación y penetración de mercados internacionales.

 “A uno le llama la atención que se habla de formalización de empresas pero no de empleos. Y uno entiende que el indicador que aparece de empleo decente –en el plan de desarrollo- es muy parecido al nivel de empleos que se generaron con la política de comunidad clúster, que son mil 119. Aquí se está proponiendo como indicador la creación de 1200 empleos decentes”, argumentó Soledad Betancur, quien señaló que esa meta le parece bastante baja para el diagnóstico que presenta la ciudad.

En el tema de los indicadores, la analista del IPC recomendó ajustarlos a las metas propuestas, porque piensa que “los indicadores que se retoman en la primera parte del plan no son suficientemente utilizados para la construcción de metas.” Además señaló que la competitividad debería medirse en la medida en que se transforme el indicador de inequidad identificado por el plan de desarrollo.

Algo en lo que coincidieron Soledad Betancur y el director de Planeación, David Escobar, es que las políticas de desarrollo empresarial de la ciudad requieren una revisión porque, a pesar del esfuerzo de los últimos años, Medellín no ha logrado cerrar la brecha de la inequidad, principal meta de la nueva administración.

Actualizado ( Martes, 09 de Julio de 2013 11:25 )  

Síguenos en

  • Facebook: ipc.mediosdigitales
  • Twitter: @ipcoficial
  • YouTube: ipcoficial

Audios IPC


PopUp MP3 Player (New Window)

Agenda

Visitantes

Locations of visitors to this page

Quien esta en linea

Tenemos 26 invitados conectado